De colores,
De colores se visten los campos en la primavera.
De colores,
De colores son los pajaritos que vienen de afuera.
De colores,
De colores es el arco iris que vemos lucir.
Y por eso los grandes amores de muchos colores
Me gustan a mí.

Color es la manera que nuestro cerebro tiene para ver las energías de la radiación electromagnética.

¡Hala! ¡Te habrás quedado descansando!

¡Jeje! La verdad es que es todo un palabro eso de “radiación electromagnética”, así que vamos a ponerle el mote de REM. Recordemos que la REM se trata simplemente de un campo eléctrico y de un campo magnético que oscilan o vibran de manera simultánea, cada uno perpendicular al otro, al tiempo que esta vibración se propaga justo en la tercera dimensión, “pa’lante”. El espectro de energías de la REM es amplísimo, y puede ir (de energía mayor a menor) desde los rayos gamma, rayos X, ultravioleta, visible, infrarrojo, y radio. La energía de la REM se mide por la longitud de onda (la distancia entre dos crestas o dos valles) de la vibración en cuestión, en cuyo caso a más longitud de onda corresponde menos energía; de manera equivalente, se puede medir por su frecuencia (que es proporcional a la inversa de la longitud de onda), en cuyo caso a más frecuencia más energía.

700px-EM_Spectrum_Properties_es.svgLa verdad es que hay una palabra más familiar para referirnos a la REM; cotidianamente la conocemos como ‘luz’. Lo que pasa es que ‘luz’ se reserva para el rango de energías de la REM que somos capaces de ver directamente con nuestros ojos. La luz, o luz visible, cubre un diminuto rango de energías de la REM; en términos de la figura adjunta, vemos los colores de la luz visible en un rango de 0.4 a 0.7 micrones (millonésimas de metro), que corresponden a los extremos azul y rojo del espectro visible. A valores más pequeños ya no la vemos y la llamamos ultravioleta; a valores mayores tampoco la vemos y la llamamos infrarrojo, etc. Así que nuestro sistema visual, formado principalmente por los ojos y el cerebro, es capaz de percibir de manera directa la radiación electromagnética, e incluso somos capaces de discriminar entre diferentes energías de la REM, y justo a esas es a lo que llamamos colores: las diferentes energías de la luz (o sea, del espectro electromagnético que vemos directamente). Sería divertido si de manera análoga pudiéramos ser capaces de percibir directamente las ondas de radio (por poner un ejemplo); en ese caso, podríamos ‘sintonizar’ directamente nuestros cerebros para oir directamente la radio o ver directamente la televisión dentro de nuestra cabeza sin necesidad de ningún cacharro como un televisor o una radio. ¡Jeje!

kauf5_10Sí, ya sé lo que os estáis preguntando. ¿Cómo es que podemos ver la luz pero no otras energías de la REM, como los rayos X o las ondas de radio? Bueno, la verdad es que supermán sí que tiene visión de rayos X, pero es que él viene de otro planeta alrededor de otra estrella. ¡SÍ! Justo esa es la respuesta:¡el Sol!¡nuestra estrella! El Sol, como todo objeto caliente, emite radiación electromagnética con una cierta distribución de energías (figura), y resulta que la superficie del Sol, que está a unos 5800 grados, emite el máximo de energía en el rango de la luz visible. Es por eso que los animales terrestres hemos evolucionado un sistema de detección de la radiación electromagnética que está finamente ajustado para detectar el máximo de la radiación que viene del Sol, la infalible fuente de energía de la vida en nuestro planeta Tierra.

Anuncios