Ojos verdes son traidores
azules son mentireiros
los negros y acastañados son firmes y verdadeiros.

‘Güerito de ojos azules’ es como me describen en México; parece que aquí somos muy apreciados. Siempre he pensado que esto tendría que ver con alguna costumbre social de descriminación étnica en favor de los europeos frente a los nativos. Pero aunque esta hipótesis tenga parte de verdad (lo cual no sé), ahora parece que puedo estar equivocado. Un estudio publicado este año en PLOS|one, por investigadores de la Universidad Carolina de Praga, concluye que los ojos castaños y obscuros transmiten una mayor sensación de confianza que los ojos azules. Así que, al fin y al cabo, la canción popular gallega parece que, de alguna manera, encierra una de esas verdades acumuladas con el paso del tiempo por el acervo popular. Los resultados de este estudio son un poco más sutiles, pero dejo los detalles en la referencia al final para aquellos más interesados.

ojoazul ojomarron

El caso es que, ¿qué hace que tengamos ojos de colores diferentes? El color de los ojos y la pigmentación de la piel son responsabilidad de la melanina. Esta también es responsable, a través de mecanismos diferentes que ya iremos viendo, de muchos de los colores en animales: el verde de las largas plumas que adornan el quetzal macho, o el azul del martín pescador; en general de los colores de las plumas, de los colores de las alas de las mariposas, de nuestra piel más clarita (‘güerita’) o de cómo nos ponemos morenos cuando tomamos el sol.

La melanina es una proteína que se fabrica en unos orgánulos llamados melanosomas dentro de unas células especializadas, los melanocitos. Las hay de dos tipos: la eumelanina es la responsable de los colores obscuros y pardos (de la piel, el pelo, las plumas, etc); cuanta más eumelanina contienen los melanosomas, tanta más protección frente a la radiación ultravioleta, y más obscuros aparecen la piel, los ojos, etc. La  feomelanina es la responsable de los tonos rosa de los labios, los pezones, la vagina, el glande, o de las pelirrojas. La eumelanina está pluriempleada, ya que no solo nos protege de la radiación dañina, sino que también se utiliza en los invertebrados como materia prima para fabricar unas jaulas en las que se encapsulan los patógenos invasores a los pocos segundos de que ocurra una infección.

14_006

Quizá hayan notado que muchos bebes (sobre todo los de tipo caucásico) tienen los ojos azules cuando nacen, aunque a las pocas semanas a menudo cambian de color y se obscurecen. Esto se debe al proceso de maduración de los melanocitos, que necesitan este tiempo para poner en marcha el mecanismo de fabricación de la melanina. O sea, que los ojos azules son los que tienen menos melanina.

La razón es que la melanina absorbe la radiación; así que cuando la tenemos en mucha cantidad, la apariencia es obscura, pero si no hay melanina, cuando la luz llega al iris se dispersa (efecto Tyndall) según la cuarta potencia de la frecuencia. Como la luz azul es de mayor frecuencia que la roja, entonces se dispersa mucho más, de manera que en los que tenemos poca melanina la luz difundida en el iris nos da ese tan deseado color azul de ojos. La física de mis ojos azules; la química de tus ojos negros.

Hay otros azules familiares en la naturaleza. El azul del cielo se debe a un efecto muy parecido, pero las moléculas de aire responsables de dispersar la luz en la atmósfera son más pequeñas que las partículas en el iris, y la ley física que describe el azul de la bóveda celeste lleva el nombre de Rayleigh.

ice

Al color del mar contribuyen varios factores. Las moléculas de agua son las responsables del color azul, pero existen muchas partículas disueltas de distintos tamaños que tienden a darle un color más verdoso, dependiendo de la turbidez. Hokusai reflejó varias tonalidades en La Gran Ola de Kanagawa, mi favorita de las 36 vistas del Fuji. En los días claros, el reflejo del cielo también contribuye con una pincelada de azul en el lienzo marino. Hay un azul que me atrae poderosamente por su textura, el de masas de hielo, al aire libre, en glaciares o en cuevas. La causa de este azul es, de nuevo, la dispersión por moléculas de agua en una masa de hielo con pocas impurezas.

Otro día hablaremos de cómo los flavonoides tintan las flores azules, de cómo la gran mariposa azul obtiene su color estructural, como mis ojos, o como las plumas del martín pescador, o de dónde saca el venenoso alcaloide de su piel la rana dardo azul.

Kleisner et al, http://www.plosone.org

Anuncios