Sangre, rosa, vino.

Como en el juego, ¿qué es lo primero que les viene a la mente cuando piensan en rojo?

El rojo se sitúa en un extremo de la sensibilidad de nuestro sentido de la vista al color; el extremo menos energético, el de mayor longitud de onda, alrededor de los 650 nanometros (una separación de 0.65 milésimas de milímetro entre las crestas de la onda electromagnética).rojo_espectro


El rojo es uno de los tres colores primarios; los otros dos son el verde y el azul. Esto quiere decir que con la mezcla en distintas proporciones de estos tres colores se pueden obtener todos los demás colores. Este modelo sencillo del color (los hay más complicados, ya los iremos tratando) es consecuencia de la evolución de nuestro sistema visual. Efectivamente, los detectores de la luz en nuestra retina son los conos y los bastoncillos. Los bastoncillos son mucho más sensibles a la luminosidad pero carecen de discriminación al color, son los que usamos para ver de noche (por eso ‘de noche todos los gatos son pardos’). Hay tres tipos de conos que son más sensibles a la luz en longitudes de onda correspondientes al rojo, al verde y al azul, aproximadamente; de ahí que los humanos hemos desarrollado este modelo RGB (Red Green Blue) para el color. Los televisores tienen tres conjuntos de píxeles, RGB, para generar los colores, y las cámaras de fotos, etc. No todos los animales son tricrómatras como los humanos; los hay tretracrómatras que tienen un receptor visual adicional sensible a la radiación ultravioleta, y los hay dicrómatras (la mayoría de los mamíferos). De hecho también hay algunos humanos con variantes genéticas que los hacen tretracrómatras o dicrómatras; en este caso el asunto es como sigue. Resulta que los genes responsables de los conos sensibles al rojo y al verde se encuentran en el cromosoma X (el del azul está en otro cromosoma diferente), así que si un varón (XY) tiene un fallo en esta zona (los dos verdes o los dos rojos), como sólo tiene un X resulta con un defecto de visión (dicrómatra: azul verde verde o azul rojo rojo) que conocemos generalmente como ceguera al color o daltonismo. Sin embargo, las mujeres tienen XX, por lo que un defecto en uno de los colores en un X daría como resultado cuatro conos con distintas sensibilidades, de manera que existe la posibilidad de mujeres tetracrómatras. Y digo la posibilidad porque el tema no está muy claro: no hay casos totalmente seguros, y las predicciones van desde un pequeño porcentaje de las mujeres hasta el cincuenta por ciento.hemo

Disgreso. Yo realmente quería hablarles del color rojo. ¿Es lo mismo el rojo de la sangre, que el de una rosa o el del vino tinto? El rojo de la sangre proviene de las células sanguíneas rojas (eritrocitos). La sangre es el principal medio de suministro de alimento y energía a las células de todo el cuerpo (y, al mismo tiempo, remueve los desechos de las mismas). Cada célula roja de la sangre contiene unos 300 millones de moléculas de hemoglobina; esta proteína carga con hasta cuatro moléculas de oxígeno (O2). Los eritrocitos recogen las moléculas de oxígeno en los pulmones, ligándolas a los respectivos átomos de hierro hemo_espectroque presiden los cuatro grupos hemo que tiene cada hemoglobina; las transporta por el resto del cuerpo, a través de la red arterial, hasta las células, que las usarán como combustible. La sangre arterial es rojo intenso porque está oxigenada. ¡Cada pequeña célula roja de la sangre puede transportar hasta mil millones de moléculas de oxígeno! Cuando los eritrocitos sueltan su valiosa carga de combustible, el color rojo se vuelve más anodino, apagado, y la sangre regresa a través del circuito venoso a los pulmones a reponer su carga. Por cierto, no todos los animales son de sangre roja; la sangre en invertebrados usa cobre o cloro en lugar de hierro para ligar el oxígeno, lo que le da un color azul o verde, respectivamente.

Oxígeno y hierro son dos átomos muy importantes de referencia en el estudio de la evolución química del Universo. Entre el minuto 3 y el 20 de existencia del universo, que ahora tiene 13700 millones de años, se formaron todos los átomos de hidrógeno, de helio y de litio. Sí, ese helio que inconscientemente malgastamos para hacer flotar los globos, tiene 13700 millones de años. El resto de todos los átomos, C, N, O, Ca, … hasta el hierro, se formaron en un entorno bien diferente: cuando el universo tenía unos 500 millones de años se formaron las primeras estrellas, y es en el interior de las estrellas donde los núcleos de hidrógeno, y los núcleos de helio se fusionan para dar núcleos de carbono, oxígeno … hasta el hierro. Las estrellas no pueden formar núcleos más pesados que el fierro en su interior durante el transcurso normal de su vida; sólo cuando las estrellas más masivas explotan al final de sus días como una supernova es que se formar los otros átomos más pesados. Los astrofísicos utilizamos la abundancia de los átomos de oxígeno como patrón de las abundancias químicas en las nebulosas, y utilizamos el hierro como patrón de las abundancias químicas en las estrellas.

De nuevo me voy por las ramas; regresemos al rojo. Entonces, como el caso de la sangre, ¿el hierro oxidado es también el responsable del rojo de una flor o del vino tinto? El rojo de las plantas se debe a una familia de compuestos que se denominan antocianinas (de la familia de los flavonoides). En la figura se compara el espectro de antocianinaabsorción de una antocianina típica con el de la clorofila, y se puede ver cómo la clorofila absorbe la luz roja, y por eso vemos verdes las hojas con mucha clorofila, mientras que la antocianina absorbe la luz del amarillo hasta los azules, y por eso vemos rojas las flores y frutas con mucha antocianina. Las antocianinas son también las responsables del color rojo del vino tinto. Pero se va haciendo tarde, y hablar del vino me recuerda que es la hora de darse un respiro y disfrutar de una buena copa de tinto.

Esta noche, cuando al final de una larga jornada se deslicen entre las sábanas y apaguen la luz, con el sentido de la vista en reposo, oigan como la sangre circula por su cuerpo, repartiendo energía a sus células con cada respiración; relajados, piensen que esos mismos átomos de hierro y de oxígeno que ahora circulan en su sangre se formaron hace miles de millones de años en el interior de una lejana estrella.

Espectro de la hemoglobina: http://omlc.ogi.edu/spectra/hemoglobin/

Anuncios